Publicado el Deja un comentario

Lo que debes saber de los microplásticos

Lo que debes saber de los microplásticos

Todos hemos oído hablar de ellos pero no sabemos mucho. Lo que debe saber de los micro plásticos que están invadiendo nuestro mundo

Muchos piensan que cuando hablamos de micro plásticos nos referimos únicamente a los que se encuentran en el cuerpo de algunos peces o en los mares. Pero nada más lejos de la realidad. Por desgracia para todos los micro plásticos se encuentran en todas las partes.

Lo que debes saber de los microplásticos
Lo que debes saber de los microplásticos

Lo que debes saber de los microplásticos. Lo primero, están por todas partes

Lamentablemente es así. Los microsplásticos nos han invadido y se encuentran en todas las partes que nos rodean. Así podemos encontrarlo en el aire, en la tierra en el agua y en cualquier parte del planeta. También se han localizado en todo tipo de seres vivos que van desde bacterias a plantas, a insectos y todo tipo de animales incluso en el cuerpo humano de forma mucho más habitual de lo que piensas. La razón es simple: muchos de los alimentos que consumimos a diario, que van desde los que se producen en el mar o en la tierra, hasta el agua, contienen micro plásticos.

El agua que consumimos, tanto la embotellada como la del grifo, también contiene trazas de microplásticos y de ahí la importancia de adquirir un buen filtro de agua que nos garantice, además de su limpieza y sabor, eliminar todo este tipo de contaminantes.

Lo que debes saber de los microplásticos. Segundo, cual es el problema

A pesar de ser un problema creciente y todavía están pendientes muchos estudios profundos lo que ya es seguro es que los micro plásticos se ha convertido en una preocupación importante para la sociedad. Al ser un producto que está por todos los lados, pueden filtrarse ingerirse en el cuerpo humano de múltiples formas. Por ello pueden causar daños muy graves en la organismo. De tal manera que pueden afectar de forma significativa la salud reproductiva de los seres humanos y de la fauna de todo el planeta.

También se asocia esta llegada de los plásticos en nuestro organismo de forma masiva con posibilidades de enfermedades cancerígenas, aunque es difícil hoy en día saber exactamente el impacto en nuestro organismo.

Lo que debes saber de los microplásticos: la solución

Hoy en día y a falta de estudios más profundo se apuntan a dos soluciones realmente sencillas. Realidad ambas se han sido puestas en marcha pero de forma muy tenue y más bien de cara a la galería.

Una de ellas, es la previsión de algunos tipos de plástico de un solo uso. Éste es el caso de bolsas, cubiertos o elementos de comer, o plásticos que envuelven determinadas comidas. Es curioso que aunque sea una medida adoptada se ve claramente que no ha sido impuesta con criterios serio sino más bien de cara a la galería. Casualmente puede seguir adquiriendo bolsas de plástico en los supermercados y puedes comprar elementos envueltos en plásticos de un solo uso, como las botellas de agua y refresco, que son las que m

ás contaminan.

La segunda medida en la que parece no hay excesivo interés por parte de los gobiernos es la del reciclaje. Es cierto que se han gastado grandes cantidades de dinero en difundir y dotar a las ciudades de contenedores para el reciclaje. Pero la realidad manifiesta que ha sido más como una medida populista que es una medida efectiva para solucionar el problema. Se ha tomado como referencia seguir la tónica de países vecinos olvidándose de crear una estructura logística y un sistema de educación ciudadana que permita a la gente distinguir y poner en práctica un reciclaje verdaderamente efectivo. Y la verdad que a nivel político tampoco les importaba mucho los resultados bochornosos que se dan. Y es más todavía se sigue presumiendo a las electorales.

SPEB

 

Publicado el Deja un comentario

Cambiar hacia una vida sostenible

Cambiar hacia una vida sostenible

Podría ser un buen objetivo personal para el 2022. Tomar en serio el medio ambiente y cambiar y hacía una vida sostenible.

Afortunadamente la conciencia social hacia el cuidado del medio ambiente va creciendo poco a poco. A pesar del escaso interés de los políticos que nos va más allá de una pura fachada y química dos empujones. En realidad, como en muchas otras cosas, el cambio lo vamos a producir nosotros

Una de las acciones que deberíamos empezar a tomarlos en serio es el reducir al máximo el consumo y la posterior eliminación de residuos biodegradables. Aligerar la bolsa de la basura y, sobre todo, vaciarla de plásticos y residuos biodegradables, es vital para evitar al máximo la formación de gases como el metano.

Cambiar hacia una vida sostenible
Cambiar hacia una vida sostenible

La comisión europea ha insistido en este punto. Es un compromiso ciudadano tomarse en serio la separación de la basura. Y dentro de este tipo de reciclaje separar concienzudamente los residuos orgánicos, que dicho sea de paso, según la citada comisión europea deben de depositarse en el contenedor marrón. Ahora usted se preguntará igual que lo hecho yo, ¿dónde diablos está el contenedor nadie a marrón?

También una alternativa recomendada por los expertos, pero mucho más difícil de llevar a cabo sobre todo en las ciudades, supone el favorecer la composición de compost. Éste, bien conocido en los ambientes rurales, es un abono natural producto de es correcto almacenamiento de la materia orgánica.

Cambiar hacia una vida sostenible

Pero al final muchos piensan que el reciclaje cuidado en la separación de los vecinos por parte de los ciudadanos es muy importante. Pero también es cierto que en muchas ciudades no hay las más mínimas facilidades para que se lleve acabo el reciclaje. También hemos oído abundantes quejas en el sentido de que, a pesar de existir varios contenedores, los responsables de la recogida, en muchas ocasiones acaban juntándolo todos en el mismo camión.

También hay que destacar las complicaciones para muchos solares que tienen que vivir en espacios muy reducidos. Tener que comprar una cocina pequeña 3, 4 o 5 tipos de cubos de basura es excesivamente complicado. Puede que una solución más inteligente sería un mayor control sobre los elementos plásticos y de difícil reciclaje que se están permitiendo vender en tiendas y supermercados.

SPEB

Publicado el 1 comentario

Amway es el futuro sostenible en la economía y el consumo

Amway es el futuro sostenible en la economía y el consumo

Ha conseguido adaptarse a los cambios en sus 60 años de vida. Tanto económicos como sociales. Amway es el futuro sostenible en la economía y el consumo

Cada día crece la preocupación de las familias y de distintos colectivos por el cuidado del medio ambiente. Pero lo que actualmente, y hay que agradecérselo y felicitarnos, se está convirtiendo en una concienciación colectiva ante los problemas de abuso medioambiental que hemos tenido, hace 60 años apenas existía esta preocupación. Aun así, Amway comenzó en esos tiempos a dar prioridad a una filosofía medioambiental, de cuidado y respeto, en la fabricación de todos sus productos.

Amway es el futuro sostenible en la economía y el consumo
Amway es el futuro sostenible en la economía y el consumo

Amway es el futuro sostenible en la economía y el consumo, y desde hace 60 años

Y uno de los factores en que se está poniendo mayor hincapié es en la fabricación de los envases. Pero no solo desde el punto de vista de la sostenibilidad. Así se están planteando distintos argumentos sobre fórmulas que se están utilizando y pueden plantear riesgos de seguridad en el hogar. Por ello, los canelones que inició Amway hace más de medio siglo, cobran en estos momentos su máxima actualidad. Se trata de dotar a todos sus productos de fórmulas con ingredientes naturales que no comprometan la salud y el medio ambiente.

Las tareas domésticas, una necesidad para todo el mundo

A la mayoría de las personas no le desagrada realizar tareas domésticas. Por ello, están permanentemente buscando maneras de emplear menos tiempo y menos esfuerzo en realizarlas. Pero asimismo, existe la sensación de bienestar unida a los resultados de limpieza. Es decir, limpieza, salud y bienestar siempre han estado y estarán unidos. La eficiencia, la comodidad, la facilidad de uso y el respeto medioambiental, influyen en las preferencias de los consumidores a la hora de utilizar unos productos u otros.

De esta manera las marcas de limpieza del hogar, como está haciendo Amway, que logren superar a sus rivales en todos los aspectos que hemos mencionado, y especialmente en el respeto medioambiental, tiene mucha más probabilidades de ser aceptadas que las que abandones esta preocupación social y respeto por sus cliente.

SPEB

Publicado el Deja un comentario

El peligro de las mascarillas para la contaminación

El peligro de las mascarillas para la contaminación

El gran peligro de las mascarillas para la contaminación ¿Cuándo tendremos mascarillas más sostenibles?

29Las infecciones microbianas provocadas por bacterias, hongos, virus y otros patógenos han estado siempre presentes a lo largo de la historia de la humanidad.

En este escenario, ya se ha desarrollado desde hace unos cien años una gran variedad de medicamentos (como antibióticos u otros productos químicos). Pero todavía existen problemas importantes sin resolver que están amenazando a la salud humana. Por ejemplo, la resistencia a los medicamentos y nuevos patógenos emergentes.

La pandemia actual causada por el virus SARS-CoV-2 ha provocado un colapso de los sistemas de salud, impactos socioeconómicos sin precedentes y cambios significativos en todos los aspectos de la vida humana. Además, ha causado la muerte de casi seis millones de personas en todo el mundo.

Los aerosoles de SARS-CoV-2

Como otras enfermedades respiratorias, la principal fuente de infección por SARS-CoV-2 y sus variantes es la transmisión de microgotas. Estas se liberan cuando una persona infectada tose, estornuda, habla, canta o respira.

De esta manera, los virus pueden transmitirse de persona a persona a través de microgotas respiratorias dispersas en el aire (aerosol) o por vías de contacto directo e indirecto (fómites).

Los virus en estas gotículas pueden permanecer viables en el aire y en las superficies por períodos de tiempo prolongados. Pueden ir desde horas hasta días, dependiendo de la superficie del material donde se localicen.

Además, en función del tamaño de las gotas del aerosol procedente del aparato respiratorio, el rango de transporte puede ser más o menos amplio. Por ejemplo, las partículas más grandes (de más de 20 micras) tienen un alcance más corto (de menos de 1,5 metros). Esto sucede porque son demasiado pesadas para flotar en el aire y caen rápidamente sobre las superficies.

Sin embargo, cuando estas partículas son muy finas (menos de 10 micras), pueden transportarse a distancias mucho más lejanas (más de 1,5 metros e incluso más de seis metros) en forma de aerosol.

Principal vía de protección: las mascarillas

Durante la pandemia se han recomendado diferentes medidas para evitar contagios como el lavado de manos, el establecimiento de un distanciamiento social, los confinamientos, la cuarentena y las restricciones de viajes.

Pero hay otra medida que ha demostrado ser muy efectiva en la prevención y control de infecciones y que todavía sigue instaurada: el uso de la mascarilla facial protectora. Esta protege a los trabajadores de la salud y a las personas que pueden estar expuestos al virus.

En los países donde la mascarilla ha sido obligatoria desde el principio de la pandemia, como China, Singapur y Corea del Sur, la propagación de covid-19 ha sido controlada de manera más eficaz. Esto se ha demostrado con datos epidemiológicos.

Existe una gran diversidad de tipos de mascarillas. Encontramos higiénicas, quirúrgicas, FFP1, FFP2, KN95, N95, FFP3. Cada una tiene diferente porosidad, están fabricadas por diferentes métodos, tienen distintos materiales, distinto número de capas, etc.

Figura 1. Tipos de mascarillas, métodos de fabricación, mascarillas convencionales y mascarillas capaces de inactivar microorganismos. Creado con Biorender. / Ángel Serrano.
Author provided

¿Qué limitaciones tienen las mascarillas actuales?

El mecanismo básico de una mascarilla convencional consiste en que las gotículas de aerosol que contienen virus se capturan en las estructuras porosas de la mascarilla. Estas actúan como barrera física y no permiten que se inhalen por el sistema respiratorio.

Sin embargo, presentan algunas limitaciones. Las mascarillas convencionales están fabricadas de materiales que no tienen capacidad antimicrobiana. Es decir, no son capaces de inactivar los microorganismos en cuanto estos entran en contacto con el tejido de la mascarilla.

Por lo tanto, el virus permanece activo en ellas (Figura 1) y la infección puede provocarse fácilmente si el usuario toca la mascarilla y luego un ojo o la boca, por ejemplo.

Además, el uso masivo de mascarillas está generando una fuente creciente de desechos que constituye uno de los nuevos problemas ambientales que afronta nuestra sociedad.

Una nueva generación de mascarillas más sostenibles

Tras la irrupción de la nueva variante ómicron se produjo un crecimiento exponencial de contagios. En este contexto, gobiernos de todo el mundo han hecho obligatorio el uso de mascarillas en lugares públicos. Todo ello, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En este escenario de uso generalizado de la mascarilla, investigadores de todo el mundo están trabajando para poder desarrollar nuevas mascarillas antimicrobianas. El objetivo es que sean autoesterilizables, reutilizables y capaces, además, de biodegradarse en un tiempo adecuado. Así proporcionarían una solución sostenible con el medio ambiente.

Los materiales o recubrimientos antimicrobianos funcionan como agentes biocidas que pueden eliminar e inhibir el crecimiento de microorganismos en las superficies. De esta manera, podrían prevenir la transmisión de patógenos.

Estos materiales y recubrimiento biocidas deben ser seguros y no producir efectos nocivos a los consumidores. Las tecnologías modernas, junto con los avances de la ciencia y la ingeniería de materiales, han conseguido aumentar la efectividad de los materiales biocidas.

En resumen, las mascarillas antimicrobianas de nueva generación serán herramientas importantes para prevenir infecciones virales y de otros microorganismos como las bacterias multirresistentes. Estas últimas, según la OMS, se estima que podrían producir mayor cantidad de fallecimientos que otras enfermedades como el cáncer en el año 2050 si no se toman medidas eficaces hasta entonces.

Estas mascarillas antimicrobianas proporcionan una protección superior al usuario y reducen la generación de residuos infecciosos. En el progreso hacia el desarrollo de estas mascarillas ha contribuido significativamente las nuevas tecnologías de materiales biocidas que se están implementando en una amplia gama de aplicaciones. Incluida la producción de otros equipamientos protectores como las pantallas faciales, gafas, guantes, ropa, etc.

Sin embargo, hay que reconocer que es necesario hacer un mayor esfuerzo para resolver los crecientes problemas ambientales producidos por la utilización masiva de mascarillas faciales no reutilizables.The Conversation

Juan Andrés Bort, Catedrático de Química-Física, Universitat Jaume I; Alba Cano Vicent, Estudiante predoctoral y técnico de investigación, Universidad Católica de Valencia; Alberto Tuñón Molina, Estudiante predoctoral y técnico de investigación, Universidad Católica de Valencia; Amanda Gouveia, investigadora postdoctoral, Universitat Jaume I; Ángel Serrano Aroca, Profesor de Biotecnología, Universidad Católica de Valencia; Camila Cristina de Foggi, Profesora adjunta, Universidade Federal do Rio Grande do Sul; Ivo Mateus Pinatti, Post-doctorate in Science, University of São Paulo State y Miguel Martí Jiménez, Profesor de Microbiología, Universidad Católica de Valencia

Shutterstock / ToKa74

Juan Andrés Bort, Universitat Jaume I; Alba Cano Vicent, Universidad Católica de Valencia; Alberto Tuñón Molina, Universidad Católica de Valencia; Amanda Gouveia, Universitat Jaume I; Ángel Serrano Aroca, Universidad Católica de Valencia; Camila Cristina de Foggi, Universidade Federal do Rio Grande do Sul; Ivo Mateus Pinatti, University of São Paulo State y Miguel Martí Jiménez, Universidad Católica de Valencia

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Publicado el Deja un comentario

¿Cuándo tendremos mascarillas más sostenibles?

¿Cuándo tendremos mascarillas más sostenibles?

Las infecciones microbianas provocadas por bacterias, hongos, virus y otros patógenos han estado siempre presentes a lo largo de la historia de la humanidad.

En este escenario, ya se ha desarrollado desde hace unos cien años una gran variedad de medicamentos (como antibióticos u otros productos químicos). Pero todavía existen problemas importantes sin resolver que están amenazando a la salud humana. Por ejemplo, la resistencia a los medicamentos y nuevos patógenos emergentes.

La pandemia actual causada por el virus SARS-CoV-2 ha provocado un colapso de los sistemas de salud, impactos socioeconómicos sin precedentes y cambios significativos en todos los aspectos de la vida humana. Además, ha causado la muerte de casi seis millones de personas en todo el mundo.

Los aerosoles de SARS-CoV-2

Como otras enfermedades respiratorias, la principal fuente de infección por SARS-CoV-2 y sus variantes es la transmisión de microgotas. Estas se liberan cuando una persona infectada tose, estornuda, habla, canta o respira.

De esta manera, los virus pueden transmitirse de persona a persona a través de microgotas respiratorias dispersas en el aire (aerosol) o por vías de contacto directo e indirecto (fómites).

Los virus en estas gotículas pueden permanecer viables en el aire y en las superficies por períodos de tiempo prolongados. Pueden ir desde horas hasta días, dependiendo de la superficie del material donde se localicen.

Además, en función del tamaño de las gotas del aerosol procedente del aparato respiratorio, el rango de transporte puede ser más o menos amplio. Por ejemplo, las partículas más grandes (de más de 20 micras) tienen un alcance más corto (de menos de 1,5 metros). Esto sucede porque son demasiado pesadas para flotar en el aire y caen rápidamente sobre las superficies.

Sin embargo, cuando estas partículas son muy finas (menos de 10 micras), pueden transportarse a distancias mucho más lejanas (más de 1,5 metros e incluso más de seis metros) en forma de aerosol.

Principal vía de protección: las mascarillas

Durante la pandemia se han recomendado diferentes medidas para evitar contagios como el lavado de manos, el establecimiento de un distanciamiento social, los confinamientos, la cuarentena y las restricciones de viajes.

Pero hay otra medida que ha demostrado ser muy efectiva en la prevención y control de infecciones y que todavía sigue instaurada: el uso de la mascarilla facial protectora. Esta protege a los trabajadores de la salud y a las personas que pueden estar expuestos al virus.

En los países donde la mascarilla ha sido obligatoria desde el principio de la pandemia, como China, Singapur y Corea del Sur, la propagación de covid-19 ha sido controlada de manera más eficaz. Esto se ha demostrado con datos epidemiológicos.

Existe una gran diversidad de tipos de mascarillas. Encontramos higiénicas, quirúrgicas, FFP1, FFP2, KN95, N95, FFP3. Cada una tiene diferente porosidad, están fabricadas por diferentes métodos, tienen distintos materiales, distinto número de capas, etc.

Figura 1. Tipos de mascarillas, métodos de fabricación, mascarillas convencionales y mascarillas capaces de inactivar microorganismos. Creado con Biorender. / Ángel Serrano.
Author provided

¿Qué limitaciones tienen las mascarillas actuales?

El mecanismo básico de una mascarilla convencional consiste en que las gotículas de aerosol que contienen virus se capturan en las estructuras porosas de la mascarilla. Estas actúan como barrera física y no permiten que se inhalen por el sistema respiratorio.

Sin embargo, presentan algunas limitaciones. Las mascarillas convencionales están fabricadas de materiales que no tienen capacidad antimicrobiana. Es decir, no son capaces de inactivar los microorganismos en cuanto estos entran en contacto con el tejido de la mascarilla.

Por lo tanto, el virus permanece activo en ellas (Figura 1) y la infección puede provocarse fácilmente si el usuario toca la mascarilla y luego un ojo o la boca, por ejemplo.

Además, el uso masivo de mascarillas está generando una fuente creciente de desechos que constituye uno de los nuevos problemas ambientales que afronta nuestra sociedad.

Una nueva generación de mascarillas más sostenibles

Tras la irrupción de la nueva variante ómicron se produjo un crecimiento exponencial de contagios. En este contexto, gobiernos de todo el mundo han hecho obligatorio el uso de mascarillas en lugares públicos. Todo ello, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En este escenario de uso generalizado de la mascarilla, investigadores de todo el mundo están trabajando para poder desarrollar nuevas mascarillas antimicrobianas. El objetivo es que sean autoesterilizables, reutilizables y capaces, además, de biodegradarse en un tiempo adecuado. Así proporcionarían una solución sostenible con el medio ambiente.

Los materiales o recubrimientos antimicrobianos funcionan como agentes biocidas que pueden eliminar e inhibir el crecimiento de microorganismos en las superficies. De esta manera, podrían prevenir la transmisión de patógenos.

Estos materiales y recubrimiento biocidas deben ser seguros y no producir efectos nocivos a los consumidores. Las tecnologías modernas, junto con los avances de la ciencia y la ingeniería de materiales, han conseguido aumentar la efectividad de los materiales biocidas.

En resumen, las mascarillas antimicrobianas de nueva generación serán herramientas importantes para prevenir infecciones virales y de otros microorganismos como las bacterias multirresistentes. Estas últimas, según la OMS, se estima que podrían producir mayor cantidad de fallecimientos que otras enfermedades como el cáncer en el año 2050 si no se toman medidas eficaces hasta entonces.

Estas mascarillas antimicrobianas proporcionan una protección superior al usuario y reducen la generación de residuos infecciosos. En el progreso hacia el desarrollo de estas mascarillas ha contribuido significativamente las nuevas tecnologías de materiales biocidas que se están implementando en una amplia gama de aplicaciones. Incluida la producción de otros equipamientos protectores como las pantallas faciales, gafas, guantes, ropa, etc.

Sin embargo, hay que reconocer que es necesario hacer un mayor esfuerzo para resolver los crecientes problemas ambientales producidos por la utilización masiva de mascarillas faciales no reutilizables.The Conversation

Juan Andrés Bort, Catedrático de Química-Física, Universitat Jaume I; Alba Cano Vicent, Estudiante predoctoral y técnico de investigación, Universidad Católica de Valencia; Alberto Tuñón Molina, Estudiante predoctoral y técnico de investigación, Universidad Católica de Valencia; Amanda Gouveia, investigadora postdoctoral, Universitat Jaume I; Ángel Serrano Aroca, Profesor de Biotecnología, Universidad Católica de Valencia; Camila Cristina de Foggi, Profesora adjunta, Universidade Federal do Rio Grande do Sul; Ivo Mateus Pinatti, Post-doctorate in Science, University of São Paulo State y Miguel Martí Jiménez, Profesor de Microbiología, Universidad Católica de Valencia

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.