Publicado el Deja un comentario

La epidemia del peso a la que nadie pone remedio

No es el COVID pero también causa estragos. Se trata de la epidemia del peso a la que nadie pone remedio

[responsivevoice_button voice=”Spanish Female” buttontext=”Escuchar”]

No es el COVID pero también causa estragos. Se trata de la epidemia del peso a la que nadie pone remedio y está causando estragos

Llevamos más de un año padeciendo los estragos que está causando la epidemia del COVID. Pero nadie habla de otra epidemia que padecemos desde hace décadas: el sobrepeso. Porque el crecimiento de la curva de sobrepeso en la mayoría de los Países industrializados no para de crecer.

No es el COVID pero también causa estragos. Se trata de la epidemia del peso a la que nadie pone remedio
No es el COVID pero también causa estragos. Se trata de la epidemia del peso a la que nadie pone remedio

Y lo peor es que todas las alarmas se han encendido hace años. Incluso la organización mundial de la salud ya avisado que las perspectivas para el futuro son muy poco optimistas. Puesto que desde 1975 se ha triplicado el número de casos de obesidad, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

La epidemia del peso a la que nadie pone remedio. Y en España no vamos a ser menos

A nivel mundial es un problema al que nadie pone remedio. Pero en España las cosas no son diferente. Según diferentes estudios sobre la situación del sobrepeso en España, se estima que 8 de cada 10 hombres, y casi seis de cada 10 mujeres, parecerán sobrepeso o obesidad dentro de 8 ó 9 años. Estas previsiones supondría que en España habría más de 25 millones de personas con exceso de peso en el año 2030.

Pero este tipo de estudios y sus resultados parece que no tienen interés para muchas personas. Así pocas son las soluciones, a nivel global, que se plantean desde dos diferentes gobiernos. Y lo más grave del asunto es que a nivel político y social, Este grave problema se podría solucionar con un fuerte interés por cambiado los hábitos alimenticios. Para ello sería esencial combatir el consumo excesivo de alimentos con alto contenido en grasas y azúcares y potenciar el consumo de frutas, verduras y alimentos sin procesar.

Tampoco parece que preocupa mucho el costo desorbitado que supone para un país mantener una población con sobrepeso. Los costos sanitarios se multiplican y los efectos en la economía repercuten de forma directa.

SpeB

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.