Publicado el Deja un comentario

Los muros en el corazón del Código de la emoción

Los muros en el corazón del Código de la emoción

[responsivevoice_button voice=”Spanish Female” buttontext=”Escuchar”]

Cómo se supone que debemos vivir. Sanos, felices y en armonía. Si no es así pregúntate por los muros en el corazón del Código de la emoción.

En realidad parece ser que no son buenos tiempos para la felicidad. Cada vez encontramos más personas que se quejan, bien de su salud, de su familia o de su situación económica. Al mismo tiempo, los efectos de la pandemia a la hora de aumentar en las la miento entre nosotros comienza a tener sus consecuencias. Muchos se dan cuenta de la terrible soledad que les envuelve.

Los muros en el corazón del Código de la emoción
Los muros en el corazón del Código de la emoción

Pero también el mundo que nos ha tocado vivir nos facilita mucho las cosas. Los medios de comunicación nos bombardean continuamente desde hace años con noticias trágicas, con ficción siempre basada en desgracias y con todo tipo de contenidos negativos que poco a poco van minando nuestro ánimo.

Por si fuera poco los mensajes que recibimos de la clase política, los que deben velar por la felicidad y el bienestar de todos, solo hablan de mentiras, falsedades y corrupción.

Los muros en el corazón del Código de la emoción. Una carga demasiado pesada

Y muchos se preguntan ¿Y así es como se supone que el ser humano debe vivir? Rotundamente no. Todos sabemos que debemos vivir una vida saludable, feliz y en armonía. Y, por supuesto, debemos reivindicar el amor y la armonía con los demás como eje principal de nuestras vidas. Pero, ¿eso es lo que nos han enseñado?

Es común la opinión de que la energía del amor es la más pura y la que puede conseguir una vibración más elevada.

Al mismo tiempo, es la sensación más poderosa y que está al alcance de absolutamente todas las personas. También tiene la característica de la reciprocidad: se da y se toma.

Los muros en el corazón del Código de la emoción Suelen llegar a provocar el no poder dar amor de la manera que deberíamos. Es una sensación similar a tener una puerta cerrada en el corazón que impidiera salir a nuestros sentimientos. El doctor Nelson, en su código de la emoción, habla de los muros al corazón como una barrera impenetrable con la cual es muy difícil conseguir la felicidad. Para el doctor Nelson es como un conjunto de varias emociones atrapadas que se multiplican causando estragos en todas las personas que lo tienen.

De tal forma, y como resultado, es fácil ir por la v

ida de forma aislada y evitando a los demás. Para Nelson esto es debido a traumas emocionales que se han atravesado y creado un muro subconsciente que se aloja en el corazón y los rodea.

SPEB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.