Publicado el Deja un comentario

La alcalinidad corporal: envejecer es fermentar

Nikken, cuerpo alcalinoLa alcalinidad de nuestro cuerpo se mide por el nivel de PH, que son las siglas que definen el potencial de hidrógeno, cualquier liquido o fluido corporal es más ácido cuanto más más potencial o concentración de iones positivos o iones de hidrogeno contiene. No es algo nuevo, en 1909, el Dr. Peter Soren ya definió este concepto de Ph y hay una escala establecida que va desde el 0 al 14. Por debajo del 7 se consideran niveles ácidos y por encima del 7 niveles de concentración alcalina. El Ph humano se establece en 7,3 / 7,4, y la manera de medirlo suele ser a través de la orina y de la sangre.

El proceso del envejecimiento es el resultado de la acumulación de los deshechos ácidos de nuestro cuerpo. Si en lugar de almacenarlos, conseguimos eliminarlos, entonces revertimos el proceso y por tanto combatimos el envejecimiento. Solo por esta teoría, ratificada por importantes doctores como el Dr. Robert Young o el Dr. Sang Whang, los gustosos y adictos a la eterna juventud, no deberían pasar por alto el conocimiento y el estilo de vida alcalino.

Además del rejuvenecimiento, nuestro cuerpo necesita para vivir un combustible que es el oxígeno, este es el mayor alcalinizante. Sin embargo y a pesar de tener el combustible perfecto, tenemos cantidad de procesos que acidifican nuestro organismo y debemos ser conscientes de ello para poder contrarrestar sus efectos.

Nuestro cuerpo es la maquina más perfecta, está diseñada para la autocuración, pero los límites del ataque no nos deben sobrepasare para que el organismo pueda abatir los efectos. Si la munición de ataque supera los escudos de defensa, nuestro organismo se bloquea, se obstruye y termina siendo vencido. Estos ataques a lo largo de nuestra vida son la consecuencia de nuestras enfermedades.

¿Qué nos produce acidificación? Las propias funciones metabólicas, si el oxígeno alcaliniza, la respiración oxidifica. El desequilibrio en las dietas también es altamente acidificante, los pensamientos y emociones negativas que nos hacen consumir más energía. El estrés, el miedo, la carencia de sentido, la ansiedad. Las aguas llenas de químicos, no vivificadas. La ingesta de tóxicos y químicos que se encuentran en los medicamentos. El estilo de vida urbano con el acoso del tiempo y la falta de oxígeno. La contaminación del entorno, los electrodomésticos que nos rodean, el wiffi, etc.

El exceso de acidificación afecta a la salud física y también a nuestra salud mental y emocional, por este motivo se desarrollan enfermedades crónicas en edades muy tempranas, lo que desemboca en un envejecimiento precoz. Como definió el Dr. Young “envejecer es fermentar” y efectivamente el envejecimiento desemboca en la muerte es entonces cuando ya nada podemos hacer salvo pudrirnos y fermentar.

Secretosparaelbienestar.com: utilizar productos que reduzcan la acidez es la mejor manera de invertir en nuestra vejez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.