Artritis reumatoide y gluten



El consumo de alimentos que contienen gluten puede conducir a la artritis reumatoide, una enfermedad que produce inflamación y dolor en las articulaciones. Cuando tenemos intolerancia al gluten, nuestro intestino delgado sufre daños con su presencia. El gluten es una proteína que se encuentra en la mayoría de los granos. Pan, pastas y galletas son algunos de los alimentos que contienen gluten. Las personas que son intolerantes al gluten pueden experimentar efectos secundarios por su consumo, pero otras no presentan síntomas de rechazo y pueden por ello aumentar en exceso su consumo y por tanto el riesgo de padecer artritis reumatoide.

Tener una intolerancia al gluten significa que el cuerpo tiene dificultades para digerir esta glucoproteina que se encuentra en los granos como la avena de trigo, cebada, centeno. Si no se detecta a tiempo o se maneja con acierto, podemos sufrir graves consecuencias como la diabetes y el cáncer intestinal. Una intolerancia al gluten puede causar dolor en las articulaciones que también es un síntoma de la artritis reumatoide. Otros síntomas pueden ser calambres musculares, pérdida del cabello, náuseas, dolor abdominal, pérdida de apetito, úlceras en la boca y convulsiones.
La causa de la artritis reumatoide es desconocida, se sabe que es una enfermedad que ataca a los tejidos sanos, que se encuentra con frecuencia en mujeres de mediana edad, aunque los hombres también pueden padecerla. Los síntomas incluyen dolor y la rigidez en las articulaciones. Afecta a los dedos, muñecas, rodillas, pies y tobillos.

La artitis reumatoide es una enfermedad autoinmune, cuando la bacteria entra en el cuerpo, el sistema inmunitario reconoce al invasor como algo extraño. Por desgracia, en personas con esta dolencia, el cuerpo piensa que su propio tejido corporal es un invasor y lo ataca. La mucosa intestinal se daña durante los ataques autoinmunes, permitiendo que grandes partículas de alimentos pasen a través de la pared intestinal y se meten en el cuerpo. Por este motivo las partículas de gluten entran en el torrente sanguíneo y en las articulaciones, que el sistema inmunitario ataca y daña también.

Una dieta apropiada puede reducir los síntomas de la artritis reumatoide. Eliminando alimentos que desencadenan una respuesta autoinmune, tales como carne, huevos, trigo, naranjas, leche, cacahuetes, malta y soja entre otros, se previene e incluso se puede retrasar la progresión de la enfermedad.

Secretosparaelbienestar.com Una vez que la artritis reumatoide ha invadido nuestras articulaciones es difícil parar su avance. La línea de soporte para músculos y articulaciones de Nikken, puede sin embargo ayudarnos a aliviar tensiones y molestias además de promover una mayor flexibilidad.